La banda de música de Cangas de Onís

Etiquetas

,

c. 1915 – Anónimo – Col. Fran Berán (Cangas de Onís)

Cierto es que con grandes altibajos, en Cangas de Onís existió una gran afición a la música que encontró su modo de expresión en agrupaciones musicales como el Orfeón Cangués, la banda de música y la rondalla. Estos grupos demostraban sus conocimientos en muy diversos ámbitos, desde el Teatro Zaragoza, en el que se recurría a los aficionados de la villa o al orfeón para completar las funciones, hasta las serenatas con motivo de la onomástica de algún vecino.

El orfeón se fundó, probablemente, en 1889; pero el fallecimiento de su director y fundador, José Ramón Cueto, provocó que su trayectoria fuese breve. La banda de música de Cangas de Onís se fundó en el año 1900 y una idea aproximada de su importancia nos la da una noticia de 1903: la mitad de los miembros de la banda tocaron en los festejos de Nuestra Señora de la Asunción de Viedes (Infiesto) y componían esta mitad dos cornetines, dos trombones, dos clarinetes, un fiscorno, un contrabajo, un bombardino, bombo y platillos. Era su director Manuel Llano y se mantenían sin subvención de ningún tipo, afrontando graves dificultades económicas que en 1905 a punto estuvieron de provocar su desaparición, aunque la cesión de un local por parte del Ayuntamiento les permitió superarlas al abrir una academia de música y solfeo.

Otra cosa era la rondalla fundada en 1909 con gran entusiasmo aunque de inferior calidad artística; un año después Rodrigo del Cueto y Enrique Laria se hicieron cargo de la presidencia y dirección de la misma. Se componía, en 1910, de dos violines, tres bandurrias y diez guitarras.

En la fotografía, tomada en el Merendero de Atanasio Martínez que se encontraba ubicado en frente de la estación del tranvía, reconocemos al abogado José Blanco Caso, sentado con ropa clara y sombrero, y al actuario del Juzgado de Cangas de Onís Manuel Pidal Estrada, con sombrero y de pie, a nuestra derecha. Debía ser directivo de la banda de música como lo sugiere una fotografía realizada en 1916, en la que vemos a sus integrantes posando junto a su tumba en el cementerio de Cangas de Onís.

Fotografía y comentario publicados en Pantín Fernández, Francisco José, Cangas de Onís 1918, vida en torno a un centenario, Cangas de Onís, Ayuntamiento de Cangas de Onís, 2018, pp. 202-203.